miércoles, 3 de febrero de 2010

Italia, oficialmente la República italiana (Repubblica Italiana en italiano), es un país de Europa que forma parte de la Unión Europea (UE). Su territorio lo conforman principalmente la Península Itálica y dos grandes islas en el mar Mediterráneo: Sicilia y Cerdeña. Por el norte está bordeado por los Alpes, por donde limita con Francia, Suiza, Austria y Eslovenia. Los estados independientes de San Marino y Ciudad del Vaticano son enclaves dentro del territorio italiano. A su vez Campione d'Italia es una comuna italiana que forma un pequeño enclave en territorio de la Confederación Suiza.
Ha sido el hogar de muchas culturas europeas como los etruscos y los romanos y también fue la cuna del movimiento del Renacimiento, que comenzó en la región de Toscana y pronto se extendió por toda Europa. La capital de Italia, Roma, ha sido durante siglos el centro político y cultural de la civilización occidental, y también es la ciudad santa para la Iglesia católica, pues dentro de la ciudad se encuentra el microestado del Vaticano. El significado cultural del país se refleja en todos sus Patrimonio de la Humanidad, ya que tiene cuarenta y cuatro, el país con mayor número del mundo.2
Es el tercer país de la Unión Europea que más turistas recibe por año, siendo Roma la tercera ciudad más visitada.3 Otra ciudad importante es Milán, centro de finanzas y de industria, y según el Global Language Monitor, la capital de la moda.4 Italia es una república democrática, forma parte del G8 o grupo de las ocho naciones más industrializadas del mundo y es un país desarrollado con una calidad de vida muy alta, encontrándose en 2005 entre las ocho primeras del Mundo.5
También disfruta de un índice alto de desarrollo humano, siendo el 18º país más desarrollado del mundo.6 Es un miembro fundador de la Unión Europea, firmando el Tratado de Roma en 1957. También es miembro fundador de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, de la Organización Mundial del Comercio, del Consejo de Europa y de la Unión Europea Occidental. El país y especialmente Roma tiene una fuerte repercusión en temas de política y cultura en organizaciones mundiales como la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO),7 el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (IFAD), el Glocal Forum,8 o el Programa Mundial de Alimentos (WFT).

La política se basa en un sistema republicano parlamentarista con democracia representativa desde el 2 de junio de 1946, cuando la monarquía fue abolida por referendum popular. El poder ejecutivo está a cargo del Consejo de ministros que están liderados por el jefe de gobierno (Presidente del Consiglio dei Ministri), informalmente llamado primer ministro, uno de los cinco cargos más importantes del país junto al presidente de la República, presidente del Senado de la República, presidente de la Camera de diputados y presidente de la Corte constitucional.26 El poder legislativo está a cargo del Parlamento y del Consejo de ministros. El poder judicial es independiente del ejecutivo y el legislativo. Además, es un sistema multipartidista. En el sur de la península y en la isla de Sicilia, la mafia tiene tanto o más poder que el Estado, llegando a controlar periódicos, jueces y policías.27 En 1992, el asesinato de Giovanni Falcone, un magistrado que investigaba el crimen organizado, y la subsecuente campaña de manos limpias que se desató conmocionaron a las instituciones italianas, pero tras años de intensas investigaciones, los resultados han sido magros.28 Sobre el actual primer ministro, Silvio Berlusconi, siempre ha sobrevolado el fantasma de la corrupción, sin embargo ha sido elegido en dos ocasiones en su cargo.29
La península italiana limita el N. con los Alpes; al E. con el Adriático, al S. con el Mar Jónico: y al O. con el Mediterráneo. Comprende además las islas de Sicilia al Sur, y la Cerdeña al Oeste.
1. Visión general. El sistema escolar italiano da un gran valor a la formación humanística y se preocupa, sobre todo, de formar estética e intelectualmente a los individuos, sin preocuparse mucho de la formación del carácter; tampoco se da la suficiente importancia a la iniciativa personal; se aprecia más el conocimiento que el provecho del alumno. Todo esto hace que reine en las escuelas un sistema autoritario y un espíritu de subordinación a la tradición e ideas dominantes. Predomina el memorismo y la labor docente se reduce a trasmitir los conocimientos tradicionales más que a invitar a la búsqueda personal. El art. 34 de la Constitución italiana dice lo siguiente: «La scuola é aperta a tutti. L'istruzione inferiore impartita per almeno otto anni é obbligatoria e gratuita. 1. capaci e i meritevoli, anche se privi di mezzi, hanno diritto di raggiugere il grado piú alto degli studi.»
En la realidad, los alumnos de padres pobres pueden escalar con dificultad los más altos niveles educativos. En su forma actual, la escuela favorece más a los ricos que a los pobres. El sistema está centralizado por el Gobierno. Las escuelas privadas adolecen de los mismos defectos y no son mejores que las estatales. La Iglesia presiona constantemente para influir en el sistema educativo y para recabar subvenciones por parte del Estado para sus instituciones docentes. También los judíos (35.000) y protestantes (100.000) tienen sus propias escuelas. La escuela activa (v.) se abre paso muy lentamente, gracias a la iniciativa privada, por medio de escuelas-ciudades, ciudades infantiles y otras innovaciones. Las deserciones y abandonos de estudios son numerosos en todos los niveles de la enseñanza; de cada 1.000 niños que se inscriben en la escuela primaria sólo 582 llegan a obtener el certificado de estudios primarios y sólo 239 terminan la escolaridad obligatoria, de los que 192 continúan sus estudios, y 130 obtienen el certificado de estudios de tercer grado y sólo 38 una licenciatura o diploma universitario, según datos facilitados por el Ministerio de Instrucción, relativos al curso 1967-68.
Otros problemas son el escaso nivel científico y pedagógico del cuerpo docente; la carencia de aulas y puestos escolares, de acuerdo con las necesidades; la grave situación de la universidad, sin reforma alguna desde los últimos años; la precaria situación económica de los locales y laboratorios; la falta de coordinación y de una educación permanente de todos los ciudadanos; etc. Todo ello exige una reforma a fondo del sistema educativo, desde su base hasta el vértice.
La enseñanza es obligatoria desde los seis hasta los 14 años. Sólo el 67,2% de alumnos recibe la enseñanza en edificios construidos ex profeso, mientras que el tanto por ciento restante se encuentra distribuido en locales adaptados para este fin, o son precarios. Los esfuerzos gubernamentales no han bastado para remediar este grave problema. El ritmo de construcciones no ha sido paralelo al de la demanda, y muchas de las nuevas aulas han sustituido a otras viejas. La Ley de 28 jul. 1967 prevé un plan financiero estatal para el periodo 1967-71, favoreciendo la construcción de edificios escolares (Movimiento Educativo, ed. Ministero della Pubblica Istruzione, 1967-68). En la enseñanza secundaria, es obligatorio el estudio del latín, tanto en los institutos clásicos como en los científicos. El alumno que haya estudiado el bachillerato clásico puede escoger cualquier tipo de carrera universitaria, aunque sea científica, lo que demuestra el gran aprecio que la sociedad tiene por los estudios humanísticos.
2. Historia de la educación. 1. es la cuna del Renacimiento, el cual no ha muerto nunca del todo. Los humanistas italianos se preocuparon de «formar al hombre en cuanto hombre», cultivando en todos los aspectos la personalidad humana. Citar a los principales humanistas italianos nos llevaría demasiado lejos. Ciñéndonos únicamente a los pedagogos que llevaron a la práctica sus teorías educativas, hemos de recordar a Guarino de Verona (1374-1460), fundador de las escuelas-pensión, donde se enseriaba el latín y el griego clásicos; a Vittorino da Feltre (v.; 1373 ó 1380-1446), fundador de la Casa-Giocosa, escuela que daba gran predicamento a los deportes y bellas artes, donde, después de una gran selección, se educaban algunos hijos de familias nobles, principalmente. Estos y otros pedagogos son casos aislados. La educación, lo mismo que en los demás países europeos, llegaba entonces a una pequeña minoría y estaba en manos de clérigos. En el s. xvii, con la Contrarreforma, se imparte una instrucción clerical. En el xvitt, comienza la reforma de la educación en Saboya. Víctor Amadeo 11 reorganiza la Univ. de Turín y se crean escuelas medias en centros urbanos importantes. En el s. xix, las autoridades y la opinión pública comienzan a preocuparse por la educación y cultura populares. Se debate apasionadamente el tema de la escuela popular y nacional o las escuelas de la Iglesia. Se discute quién ha de educar, si el clero y las órdenes religiosas o es el Estado el que ha de controlar y hacerse cargo de las escuelas. A partir de 1840, los católicos luchan por la libertad de enseñanza contra el monopolio estatal y la supresión de las escuelas religiosas. En 1848, el Gobierno provisional de Brescia suprimió todas las casas e instituciones educativas de la Iglesia, a la vez que confiscaba sus bienes. El remedio fue peor porque se cerraron las escuelas existentes y no se abrieron todas las necesarias; tampoco el Gobierno estaba preparado para el cambio. A partir de entonces, el Estado será quien marque las directrices por las que se habrá de regir la enseñanza y correrá a cargo de los gastos de la educación. La Iglesia, no obstante, no dará la batalla por perdida y seguirá luchando por el reconocimiento oficial de su derecho a enseñar. Incluso dará pedagogos de la talla de Ludovico Pavoni, sacerdote preocupado por la educación de los adolescentes, para los que creó una escuela-familia-taller, en la que se enseñaba toda clase de oficios gratuitamente; muchas de las ideas de este sacerdote fueron aprovechadas por S. Juan Bosco (v.). El último de los grandes pedagogos italianos ha sido María Montessori (v.), cuyas escuelas se extendieron por toda Europa y la India; su sistema educativo es básico en la enseñanza preescolar; sólo en Roma existen unas 400 escuelas montessorianas.
3. Organización de la enseñanza. Toda la autoridad reside en el Ministero della Pubblica Istruzione. Sus atribuciones abarcan todo lo referente a la instrucción pública de las escuelas de cualquier grado, la dirección y la vigilancia de las bibliotecas, la salvaguardia de las bellezas naturales y del patrimonio artístico del Estado, la vigilancia o alta dirección de los institutos culturales en general (academias, institutos científicos, etc.), la divulgación de la cultura italiana tanto dentro como fuera de la península Itálica, y la vigilancia de las escuelas e instituciones culturales extranjeras dentro de I.
Instrucción inferior. Dividida en escuela primaria y media, dura ocho años. Es obligatoria y gratuita, aunque en las zonas rurales la escolaridad se reduce a cuatro o cinco años. Una vez acabados los estudios elementales, se concede un certificado de estudios de la escuela media, o bien cuando se llega a la edad de 15 años, habiendo observado las normas de la escuela obligatoria durante ocho, como mínimo. El certificado de estudios de la escuela media abre las puertas de todas las escuelas de instrucción secundarias del segundo grado, que puede durar de tres a cinco años. Los alumnos de la escuela elemental primaria son niños de seis a 11 años. Para los que se van a dedicar a una profesión determinada existe una escuela profesional preparatoria (avviamento professionale) o una escuela de Economía doméstica para niñas. La escuela media única ha comenzado a funcionar el 1 oct. 1963. Según la ley, debe existir una escuela media en toda comuna con más de 3.000 hab. Su finalidad es asegurar una buena base cultural y orientar a los alumnos hacia el tipo de estudio que se desee; cerca de dos millones de alumnos hay inscritos en este tipo de escuelas.
Enseñanza secundaria. El diploma de escuela media permite el acceso a la escuela secundaria superior, bien al liceo clásico humanístico, bien al liceo científico (ambos con cinco años de duración), al istituto magistrale (escuela normal de maestros) o bien al instituto técnico o profesional. El liceo clásico es el que más arraigo, tradición y prestigio tiene en la sociedad italiana; en él se estudia humanidades, como latín, griego, filosofía e Historia del Arte. En los liceos científicos se estudia, principalmente, ciencias exactas, sobre todo, matemáticas. Los istituoi magistral¡ tienen una duración de cuatro años. La instrucción técnica ha experimentado en los últimos tiempos una gran expansión, de acuerdo con las necesidades modernas; existen numerosas especialidades: institutos técnicos comerciales, industriales (con especialidades en óptica, mecánica de precisión, artes gráficas, fibras naturales y artificiales, electrónica y TV), agrarios, náuticos, femeninos (con especialidades en econome dietiste y dirigenti di comunitá). La instrucción profesional, hasta hace 20 años concentrada en el Norte de la nación, está hoy extendida por todo el país. La duración de los estudios es de dos a tres años, según la especialidad; combina los estudios prácticos y teóricos, sin descuidar la educación cívica y la formación tecnológica. Una interesante rama de la organización escolar es la instrucción artística en sus diversas formas: arte figurativo, música, arte dramático y ballet. Los liceos artísticos fueron creados en 1923. Hay 14 conservatorios de música; una Acad. de Arte Dramático fundada en Roma en 1935; una Acad. Nacional de Danza, fundada también en Roma en el 1948, que comprende ocho años de estudio y tres más para alumnos de ambos sexos que se preparan para solistas, profesores, coreógrafos y compositores.
Enseñanza superior. Existen 24 universidades estatales, y cuatro establecimientos de enseñanza superior, también estatales; la enseñanza superior privada cuenta con dos universidades y siete establecimientos docentes. Además de todos éstos hay otros centros de investigación en estrecha relación con las universidades. Casi toda la enseñanza superior es estatal y está financiada con fondos públicos. Para inscribirse en estos centros se exigen derechos de matrícula, generalmente bajos. Los sueldos de los profesores corren a cargo del Estado. Estos centros preparan en materias científicas o profesionales, sin preocuparse mucho por la formación de sus alumnos. El ingreso se hace mediante un examen de madurez. La universidad más antigua de I. es la de Bolonia, que ya en 1135 gozaba de gran prestigio en toda Europa. La siguen en importancia histórica las de Pisa, Padua y Roma. La mayor concentración de instituciones universitarias se encuentra en Milán, con tres universidades, la estatal, la Cattolica del Sacro Cuore, la Univ. Libre Comercial de Bucconi, y un politécnico. Las instituciones privadas de enseñanza superior, además de ser poco numerosas, no tienen subvenciones estatales; suelen mantener un numerus clausus de alumnos; para que puedan conceder grados o diplomas necesitan reconocimiento oficial.
Los profesores universitarios son nombrados por un comité de cinco miembros que componen un jurado, cuando existe una plaza vacante. Este comité elige tres candidatos como máximo de los presentados e informa al ministro competente; si el comité elige uno sólo, éste queda nombrado; cuando son tres los candidatos, la propia Facultad elige a uno de ellos. Para poder llegar a este concurso de méritos, se requiere haber pasado varios años como auxiliar de un profesor titular, investigando y publicando artículos y libros. Las categorías son: aiuto (asistente que ayuda al catedrático) nombrado por el ministro de Instrucción Pública, a petición del Consejo de la facultad; assistente incariato, nombrado por el ministro a petición del catedrático; assistente ordinario, que colabora con el catedrático en la enseñanza y en sus actividades de investigación y se encarga de los trabajos prácticos de los estudiantes; assistente extraordinario, de importancia decreciente; assistente volontario, que trabaja por cuenta de un catedrático y es nombrado por el rector a propuesta del titular; lettore, dedicado sólo a lengua y literatura, el cual suele ser extranjero; libero docente, que no es profesor reconocido oficialmente, pero que tiene derecho a dar conferencias en las universidades, a título privado; su título lo concede el Ministerio, después de un examen, para cinco años de duración; profesore di ruolo, encargado de la organización de la enseñanza en laboratorios, clases prácticas, clínicas, institutos, etc.; profesore fouri ruolo con edad de 70 a 75 años, que no participa en la enseñanza oficial, pero puede dar algunas clases y dirigir ejercicios prácticos; y profesore incariato, nombrado por un año para sustituir a un profesore di ruolo. Su nombramiento lo hace el rector con el visto bueno del ministro.
4. Financiación educativa y control estatal. El esfuerzo financiero del Gobierno nunca ha sido tan importante como ahora en el campo educativo. En 1966 invirtió el 17% de su presupuesto. Para el periodo comprendidoentre 1966 y 1970 se planeó invertir el 19,7%, equivalente al 5,2% de la renta nacional. Los patronatos escolares organizan, aparte de la enseñanza propiamente dicha, comedores escolares, internados, colonias de vacaciones, estudios vigilados, transportes y libros gratuitos. Unos 300.000 alumnos sin escuela media en su localidad se han beneficiado de estos transportes, que comienzan a extenderse también a los alumnos de instituciones profesionales. Las comunas y administraciones provinciales contribuyen a los gastos de sostenimiento de edificios, instalaciones y calefacción. A excepción de los jardines de infancia, no existen escuelas comunales. También es creciente la preocupación por los niños física y mentalmente deficientes; para su educación en escuelas especiales destinó el Gobierno 852 millones de liras durante el curso 1966-67.
La Ley de 14 feb. 1963 estableció becas de 160.000 y de 360.000 liras anuales para estudiantes que sigan sus estudios en su ciudad o fuera de ella respectivamente. La concesión de estas becas requiere que la renta familiar anual del estudiante sea inferior a 720.000 liras y que la media de calificaciones del estudiante sea superior a la media de la Facultad en que realizará sus estudios. Existen, además de éstas, otras becas especiales y mejor dotadas para alumnos que hayan terminado sus estudios brillantemente y que se consagren a la investigación en el marco universitario. Al igual que en casi todos los países, funcionan restaurantes a precios económicos en todas las ciudades con universidad, residencias universitarias (una habitación para cada 45 estudiantes) y seguros sociales. El 15% de los universitarios proceden de familias obreras, mientras que en Francia sólo son el 10% y en Austria el 5%. Todos estos esfuerzos estatales no serán todo lo eficaces que debieran si no se soluciona el problema de la enseñanza elemental, a la que pertenece el 55% de la población escolar. La cuestión más grave está en la insuficiencia de los edificios escolares. Faltan, sobre todo, en las provincias meridionales e insulares; se necesitan 58.000 aulas, y 17.000 de las existentes son deficientes. Los nuevos edificios son modelo en su género, pero resultan insuficientes.
El control estatal de las escuelas primarias es ejercido por los direttori didattici, que son los asesores escolares, y por los inspectores provinciales y centrales. Todas las provincias dependen de la administración de los llamados provveditori agli studi. Existen también direttori didattici, seleccionados entre los maestros con seis años de servicio; un curso de tres años les habilita para la inspección escolar. Cada uno de ellos dirige un circolo didattico perteneciente a su distrito escolar. Los inspectores de enseñanza secundaria se preocupan de coordinar, vigilar y planificar los estudios, los programas y los métodos; fomentan el desarrollo de las escuelas y estudian los emplazamientos más apropiados y necesitados de nuevos edificios.
5. Orientación escolar y profesional. Educación de adultos. Otro capítulo importante es la orientación escolar y profesional. Hay en la actualidad 151 centros de orientación, de los que 43 están administrados por asociaciones provinciales de enseñanza técnica; 65 trabajan en la escuela particularmente. En 1966 se beneficiaron 130.000 alumnos. Hasta ese año, diversos organismos se habían preocupado de este problema y habían trabajado por su cuenta, pero faltos de coordinación y con objetivos diferentes. A partir de 1966 el Ministerio de Instrucción Pública intervino directamente en este asunto, a través del Ispettorato per L'assistenza Scolastica. Su misión consiste en sensibilizar a los padres y docentes en los problemas que comportan las decisiones sobre la elección de la formación escolar y profesional, informar a los alumnos y familias sobre las posibilidades de elección al terminar los diferentes ciclos de estudios, efectuar encuestas colectivas de carácter médico y psico-sociológico, prevenir las causas de inadaptación escolar o abandono precoz de la escuela y coordinar las actividades de orientación. A pesar de esta planificación, en 1967 faltaban estos centros en 24 provincias. Hay también centros didácticos nacionales para la escuela maternal, para la escuela elemental, para los institutos clásicos, técnicos y profesionales, para la educación artística, física y deportiva, etc.
También se preocupa el Estado de la educación física. Según datos oficiales, más de 1.200.000 alumnos de ambos sexos se han inscrito en 2.600 grupos escolares deportivos; más de 155.000 jóvenes y 75.000 chicas han participado en competiciones escolares de atletismo. No obstante, faltan todavía profesores de educación física.
La Dirección General de la Educación Popular se ha preocupado durante el curso 1967-68 de proseguir la lucha contra el analfabetismo, de ayudar a obtener el certificado de estudios primarios a los que no terminaron sus estudios, y de elevar el nivel cultural y de instrucción de toda la población. Esta acción comenzó de manera orgánica con la creación de la escuela popular, en 1947. En 1931, se calculaba que el 20,9% de la población era analfabeta; en 1961, el 8,4%; y en 1966, un millón de analfabetos totales y dos de semianalfabetos, comprendidos en edades de 14 a 50 años. En poblaciones con escaso nivel cultural, el Ministerio desarrolla cursos con materias de interés práctico: economía doméstica, puericultura, corte y confección, higiene, prevención de accidentes, socorrismo, etc. Los centros de cultura e información están extendidos por todo el país; en ellos se desarrollan debates, conferencias, discusiones instructivas, presentación y explicación de libros, entre otras actividades. Hay 6.000 centros fijos de lectura y 65 de lectura itinerante. En total, estos centros cuentan con más de cuatro millones de libros. Se prevé dotar estos centros ambulantes y fijos de antenas de TV, receptores de radio, aparatos de proyección, tocadiscos y magnetofones.
6. Nuevas orientaciones actuales. La organización centralizada del sistema educativo no favorece la iniciativa personal. Los experimentos educativos y los intentos reformistas son esfuerzos marginales que afectan poco al conjunto. Existe en Florencia una escuela-ciudad Pestalozzi, organizada como una pequeña república infantil. Se estudia transformar las escuelas normales de maestros en liceos y que los estudios duren cinco años. Los objetivos para 1975 son: a) que la escolaridad obligatoria favorezca una más amplia formación general que haga posible los cambios eventuales en la orientación de estudios; b) modificar la escuela profesional, tanto en su denominación como en sus programas, a fin de dar a los jóvenes una formación de naturaleza polivalente y evitar que especializaciones demasiado particulares impidan el acceso al mercado del trabajo; c) diferenciar la enseñanza técnica, creando nuevos institutos profesionales, desarrollar los institutos técnicos existentes y dar a sus diplomados mayor libertad de acceso a determinadas Facultades; d) reorganizar el estudio de las humanidades y e) organizar un bachillerato polivalente que permita el ingreso en la Facultad más apropiada. En cuanto a la enseñanza superior, se intenta organizarla de manera que comprenda tres grados: profesional (de dos a tres años), licenciatura y doctorado e investigación científica y formación de profesores de enseñanza superior.
El reemplazante de Mariano Narodowski en el Ministerio de Educación será el ex embajador Abel Posse, un hombre que realizó la mayor parte de su carrera diplomática durante la dictadura. Mauricio Macri le ofreció el cargo y el escritor aceptó. De todas formas, Narodowski no se iría del gobierno porteño (pese a que dijo que “está podrido”), sino que quedaría como parte de un consejo asesor que integrarán también el rabino Sergio Bergman, el filósofo Santiago Kovadloff y tal vez también el ex ministro de Educación de la Alianza Andrés Delich. Las figuras no terminan allí: entre los posibles reemplazos del procurador Pablo Tonelli están Ramiro Monner Sans y Mauricio D’Alessandro, ex conductor del programa La Corte. Macri anunciará los cambios este viernes.
La educación en Italia es obligatoria. Comienza a los seis años y continúa hasta los catorce, comprende 5 años de educación elemental (scuola elementare) y 3 de educación secundaria inferior (scuola media).
Escuela elemental
La escuela elemental acoge a los niños entre los seis y los once años y se subdivide en dos ciclos, uno de dos años (1º ciclo) y uno de tres (2º ciclo). Los alumnos pasan automáticamente del primero al segundo ciclo.
Al final de los 5 años, los alumnos deben superar los exámenes del certificado elemental (licenza elementare), para tener acceso a la escuela media. Si un alumno no supera este examen, cosa que sucede muy raras veces, deberá repetir el curso y volver a presentarse a los exámenes.
Escuela media
La escuela media (scuola media), acoge a los alumnos entre los 11 y los 14 años y comprende tres clases, 1ª, 2ª y 3ª, que componen un ciclo de estudios completo. Para ser admitidos, los alumnos deben poseer el diploma di licenza elementare (certificado de escolaridad básica) que se consigue normalmente a la edad de 11 años.
Para efectos de evaluación, el año escolar se subdivide en trimestres o cuatrimestres al final de los cuales, se envía un informe a los padres. Las evaluaciones no se expresan en forma de notas numéricas sino con notas del maestro o con letras, de A (que significa cumplimiento total de los objetivos) a E (que significa no suficiente o suspenso). Al final del año se elabora una evaluación final basada en el trabajo de todo el curso, con vistas al paso al curso superior.
Al final de los tres años de escuela media, los alumnos deben pasar el examen de certificado medio (licenza media) para conseguir el diploma de certificado medio, que se requiere para la admisión en los institutos de enseñanza secundaria superior. Se utilizan las notas de todos los exámenes como base para determinar una nota global que puede ser “excelente”, “muy bien”, “bien”, “suficiente” (nota mínima con la que se supera el examen), o “insuficiente”.
Enseñanza secundaria
La enseñanza secundaria superior se destina a los jóvenes de edades comprendidas entre los catorce y los diecinueve años. Al final del periodo de escolaridad obligatoria (escuela media) los jóvenes pueden seguir estudios que duran 3, 4 ó 5 años, tras los cuales pueden elegir continuar la enseñanza universitaria/superior o incorporarse al ámbito laboral.
Las escuelas que imparten la enseñanza secundaria superior se subdividen en las siguientes categorías:
• Escuelas de orientación clásica y científica (escuelas de tipo clásico): el liceo classico y el liceo scientifico preparan a los alumnos para los estudios universitarios o para otras formas de enseñanza superior. La duración de estos estudios es de cinco años, subdivididos normalmente en dos ciclos, el primero de dos años y el segundo de tres. Entre estas escuelas de tipo clásico se cuentan también el istituto magistrale (instituto de pedagogía), que prepara a los futuros maestros de escuela elemental y la scuola magistrale (escuela de ppm 1
pedagogía), para los maestros de escuela maternal; los estudios de ambas instituciones duran 4 años.
• Escuelas de orientación artística: pertenecen a esta categoría el liceo artistico y los istituti d’arte; la duración de los estudios en estos centros es respectivamente de 4 y 3 años.
• Escuelas de orientación técnica: existen nueve tipos distintos de istituti tecnici: instituto técnico agrario, instituto comercial, instituto técnico para peritos empresariales y para encargados de la redacción de correspondencia en lenguas extranjeras, instituto técnico de turismo, instituto técnico de agrimensores, instituto técnico industrial, instituto técnico de comercio exterior, instituto náutico, instituto técnico femenino; los estudios en todos estos institutos duran cinco años;
• Escuelas de formación profesional: 5 años divididos en un trienio de “calificación” y un bienio suplementario, al final del cual se puede también acceder al ciclo de educación superior.
Para inscribirse en la escuela de educación secundaria superior los alumnos deberán estar en posesión del diploma de licenza media. En este nivel, normalmente se efectúa una evaluación de los alumnos cada trimestre. Para pasar al curso superior, el alumno deberá obtener como mínimo una nota de 6 puntos sobre 10 en todas las asignaturas.
Al final de la enseñanza secundaria superior los alumnos deberán aprobar el examen de madurez (esame di maturità). El examen consiste actualmente en dos pruebas escritas y una oral, preparadas por el Ministerio de Educación. La evaluación final consiste en una nota expresada en sesentavos. El diploma es específico para cada tipo de escuela (certificado de madurez clásico, científico, técnico, etc.).
Universidad en Italia
La enseñanza superior universitaria se imparte en las universidades, en las universidades politécnicas y en otras instituciones de enseñanza superior públicas o privadas.
La enseñanza superior universitaria se subdivide en tres ciclos, en los cuales se obtiene:
1. Un diploma universitario, después de 2 o 3 años de estudio,
2. Un diploma de licenciatura, después de 4 o 6 años (por ejemplo, en medicina),
3. Un diploma de especialización, después de dos años como mínimo, y
4. Un diploma de doctorado de investigación después de un mínimo de tres años.
El diploma universitario se puede conseguir tanto en la universidad como en las escuelas especiales. La educación superior a nivel no universitario se imparte en varios tipos de instituciones de educación superior, sobre todo en el sector de las artes, tales como academias e institutos superiores de arte y conservatorios.
Para acceder a los cursos que otorgan un diploma universitario o a una licenciatura, los estudiantes deberán estar en posesión del certificado de madurez (diploma di maturità). Los ciudadanos de la Unión Europea y los ciudadanos extracomunitarios deberán estar en posesión de un diploma expedido al término de una educación de 12 años como mínimo.
La matriculación en la universidad es libre, excepto los cursos de acceso limitado contemplados en la normativa vigente, para los cuales es necesario superar un examen de admisión.
Autoridades

MINISTRO DE EDUCACIÓN
Prof. Alberto Estanislao SILEONI

SECRETARÍA DEL CONSEJO FEDERAL DE EDUCACIÓN
Prof. Domingo DE CARA

SECRETARÍA DE EDUCACIÓN
Prof. María Inés ABRILE de VOLLMER

SECRETARÍA DE POLÍTICAS UNIVERSITARIAS
Dr. Alberto DIBBERN

SUBSECRETARÍA DE PLANEAMIENTO EDUCATIVO
Lic. Eduardo ARAGUNDI

SUBSECRETARÍA DE EQUIDAD Y CALIDAD
Lic. Mara BRAWER

SUBSECRETARÍA DE COORDINACIÓN ADMINISTRATIVA
Arq. Daniel IGLESIAS

INSTITUTO NACIONAL DE EDUCACIÓN TECNOLÓGICA
Dirección Ejecutiva: Prof. María Rosa ALMANDOZ



Estructura del Sistema Educativo en Italia (cuadro sinóptico)
Años
ENSEÑANZA SUPERIOR
Tercer
nivel
22 ó 23
9
Doctorado
21
8
Especialización
20
7
19
6
18
5
Diploma de Licenciatura
17
4
16
3
Diploma universitario
15
2
14
1
ESCUELA MEDIA SUPERIOR O
SECUNDARIA SUPERIOR
Diploma: Diploma di Maturità
13
5
Liceo
Escuelas
12
4
Clásico
Técnicas
Liceos
11
3
o
y de
10
2
Científico
Formación
Formación
9
1
profesional
docente
ESCUELA MEDIA
Licenza Media
8
3
7
2
6
1
ESCUELA ELEMENTAL
Licenza Elementre
5
5
4
4
2do Ciclo
3
3
2
2
1er Ciclo
1
1
TABLA DE CORRESPONDENCIA
MÉXICO
ITALIA
PRIMARIA
ESCUELA ELEMENTAL
1
1
2
2
3
3
4
4
5
5
6
SECUNDARIA
ESCUELA MEDIA
1
1
2
2
3
3
BACHILLERATO (NIVEL MEDIO SUPERIOR)
ESCUELA MEDIA SUPERIOR O SECUNDARIA SUPERIOR
1
1
2
2
3
3
4

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada